[vc_row][vc_column][vc_single_image image=»887″ img_size=»full» alignment=»center» label=»»][vc_column_text]La creciente ola de acciones de protestas climáticas en museos dirigidas a grandes obras de arte ha puesto en alerta a los museos de todo el mundo. El Museo del Prado o el Museo Egipcio de Barcelona han sido víctimas recientes de esta tendencia. Esta tendencia se inició a mitades de octubre en la National Gallery de Londres. Dos activistas atacaron el cuadro “Los Girasoles” de Van Gogh con sopa de tomate. Todo ello fue en protesta por la explotación de yacimientos de combustibles fósiles en Reino Unido. Tras este primer acto, se han sucedido una serie de réplicas en museos de todo el mundo. [/vc_column_text][vc_column_text]

Daños de las protestas climáticas en museos

Afortunadamente, en la mayoría de protestas climáticas en museos no suelen producirse grandes daños a las obras de arte. Esto es debido a que por lo general están bien protegidas mediante vitrinas o cristales protectores. No obstante, la amenaza ante los potenciales daños que puedan darse despierta algunas preguntas sobre la reparación de los mismos. ¿Quién se hace cargo de reparar los daños producidos? ¿Quién cubre el coste de los mismos? ¿Existen seguros que puedan cubrir los daños ocasionados?[/vc_column_text][vc_column_text]La responsabilidad de cubrir los daños de la obra depende por lo general del tipo de museo. En el caso de grandes instituciones dependientes del ministerio de cultura o de organismos públicos es la propia administración la responsable de cubrir los costes. Al tratarse de Patrimonio Nacional es el mismo estado quien responde ante la conservación y cuidado de esos bienes. De hecho, desde el ministerio se designan partidas de dinero público específicas para ese cometido. [/vc_column_text][vc_column_text]

Aumento de las primas

En la mayoría de casos los activistas han realizado sus protestas climáticas en museos de esta categoría, dada la mayor repercusión mediática que alcanzan. No obstante, en el caso de realizar acciones contra museos u obras que no dependan de organismos públicos, por lo general serán las aseguradoras las encargadas de subsanar los costes de restauración. Las compañías aseguradoras están monitorizando atentamente la situación. Si la ola de protestas no aminora, es posible que esto pueda llegar a significar un aumento de las primas en un futuro.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]