Excedencia voluntaria: qué es, requisitos y cómo funciona

La excedencia voluntaria es un tipo de excedencia laboral que permite al trabajador cesar voluntariamente su relación con la empresa durante un periodo de tiempo con el fin de dedicarse a otras tareas. Se trata de un derecho de los trabajadores que debes conocer para evitar incumplimientos, así como para prever sus consecuencias para tu organización. Parque salgas de dudas, te contamos qué es la excedencia voluntaria y cómo funciona.

  • ¿Qué es una excedencia voluntaria?
  • Requisitos para pedir excedencias voluntarias en el trabajo
  • Obligaciones de la empresa ante una solicitud de excedencia voluntaria
  • Reincorporación del trabajador en excedencia voluntaria a la empresa
  • Motivos para denegar una excedencia laboral
  • Otros tipos de excedencia laboral
  • Soluciones para gestionar una excedencia de trabajo

¿Qué es una excedencia voluntaria?

La excedencia voluntaria es un derecho del trabajador de cesar voluntariamente sus funciones durante un tiempo que viene regulado por el artículo 46 del Estatuto de los Trabajadores (ET).

El empleado no necesitará alegar ninguna causa concreta para solicitarla, y podrá utilizar este tiempo para estudiar, para disfrutar de un periodo sabático o de un viaje…

Es importante el hecho de que, al contrario de lo que ocurre con el resto de las excedencias, la persona trabajadora en excedencia voluntaria conserva solo un derecho preferente al reingreso en las vacantes de igual o similar categoría a la suya que hubiera o pudiera haber en la empresa.

En el resto de los casos, como veremos, el empleado tendrá derecho a reserva de puesto de trabajo durante un periodo de un año y, una vez transcurrido este periodo, perderá este derecho, pasando este a convertirse en un derecho a reserva para un puesto de trabajo del mismo grupo profesional o una categoría equivalente.

En cualquier caso, hay que entender que el derecho a la excedencia voluntaria no es absoluto y que la empresa cuenta con cierto margen para planificar sus necesidades en materia de recursos humanos en estas situaciones. Por ejemplo, si dos o más trabajadores de una misma empresa solicitan una excedencia voluntaria por la misma causa, el empresario podrá limitar su uso.

Una excedencia voluntaria no se entiende como baja laboral, puesto que no requiere baja médica. La diferencia entre ambas es que, en el segundo caso, el trabajador interrumpe su actividad laboral de forma justificada y debido a motivos relacionados con la salud.

GESTORIA CARDELLACH PANADES

Asesoría Laboral
GESTORIA CARDELLACH PANADES » Asesoría Laboral

Requisitos para pedir excedencias voluntarias en el trabajo

Existen ciertos requisitos que deben cumplirse para poder solicitar una excedencia voluntaria en el trabajo:

  • Cuándo se puede pedir una excedencia voluntaria. Solo podrán hacerlo aquellos trabajadores que lleven un mínimo de un año en su puesto de trabajo. El requisito de antigüedad es uno de los más importantes.
  • Duración máxima. La duración máxima de este tipo de excedencia será de 5 años, mientras que la mínima será de 4 meses. Es posible que el empleado solicite prórrogas, pero sin superar el periodo máximo de la excedencia.
  • Cómo pedir una excedencia. El trabajador debe presentar su solicitud por escrito y no tiene ninguna obligación de comunicar a la empresa el motivo por el que la solicita. Debe especificarse el periodo solicitado, que podrá constar como ‘indefinido’. El trabajador podrá solicitar el finiquito de sus vacaciones no disfrutadas o el abono de pagas extras o cualquier otra cantidad pendiente de pago.
  • Cuántas excedencias se pueden pedir. Este derecho solo podrá ser ejercitado otra vez por el mismo trabajador si han transcurrido cuatro años desde el final de la anterior excedencia.

Obligaciones de la empresa ante una solicitud de excedencia voluntaria

La empresa cuenta con una serie de obligaciones en caso de que un trabajador solicite una excedencia voluntaria, y cumplir con ellas es básico para evitar conflictos con los trabajadores y posibles sanciones o pleitos.

  • El empresario no puede negarse a conceder una excedencia voluntaria siempre que el trabajador cumpla con los requisitos legales, si bien sus obligaciones a la hora de ofrecer al empleado la posibilidad de reincorporarse son, como hemos visto, mucho más laxas que en el resto de casos.
  • La respuesta de la empresa al trabajador deberá formalizarse también por escrito, tanto si es positiva como si es negativa.
  • El periodo de duración de la excedencia deberá respetarse, así como la solicitud de prórrogas dentro el periodo máximo, si bien hay que recordar que la empresa no tiene la obligación de reservar el puesto al trabajador: solo tendrá preferencia sobre otros aspirantes para puestos similares o iguales.
  • Es importante atender a lo que diga el convenio colectivo, ya que en él pueden ampliarse derechos para el trabajador en este sentido. El propio artículo 46 ET, en su punto 6, asegura que “la situación de excedencia podrá extenderse a otros supuestos colectivamente acordados, con el régimen y los efectos que allí se prevean.”

Reincorporación del trabajador en excedencia voluntaria a la empresa

Por último, en cuanto a la reincorporación del trabajador en excedencia voluntaria a la empresa, este deberá solicitarlo por escrito antes del fin de su excedencia. La empresa podrá:

  • Aceptar su reincorporación. El empleado volverá a ocupar su puesto u otro similar o de la misma categoría. Sus tareas no tienen por qué ser las mismas.
  • Denegar su reincorporación. Si no existen vacantes que encajen con los requisitos legales (un puesto de trabajo de igual o similar categoría), la relación laboral podrá terminar. Hay que asegurarse de que la justificación expresada al empleado sea cierta, clara y se ajuste a la legalidad para evitar demandas y posibles sentencias desfavorables para la empresa.
  • Denegación de la solicitud pero aceptación futura. Es posible que, en caso de no existir vacantes, la empresa ofrezca al trabajador la posibilidad de reincorporarse preferentemente cuando sí haya un hueco en la plantilla, extendiéndose así el periodo de excelencia hasta ese momento. En caso de que la empresa contrate a otras personas para puestos a los que tendría derecho a optar con preferencia, podrá demandar.